Tarde de zombis en Madrid


Artículo escrito para Anika Entre Libros, puede leerse aquí.

Los zombis me intrigan. Hasta hace unas semanas eran unos seres prácticamente desconocidos para mí, no me llamaban nada la atención. Pero entonces cayó en mis manos Los Caminantes de Carlos Sisi y un nuevo mundo por descubrir apareció ante mis ojos. Comencé a investigar en internet y me llamó la atención, por ejemplo, que en EEUU ya hay libros que han llevado a los zombis a la zona de literatura romántica adolescente (aunque no sé cómo puede alguien enamorarse de un zombi…).

Me interesaba averiguar más sobre estos seres, ver qué quedaba por explotar sobre el tema y saber qué se cocía en el mundillo literario zombi español, así que decidí acercarme a la mesa zombi que tenía lugar durante la II Semana Gótica de Madrid.

Al llegar a la Casa de Vacas vi los stands que vendían ropa, libros y fotografías de temática gótica y me di un paseíllo antes de que empezase la charla. Me gustó ver la ropa gótica y por un momento eché de menos los paseos que daba en Camdem Town en Londres viendo tantas tiendas con vestidos negros colgados de las paredes.

En la entrada del teatro estaba Kitty, una azafata muy especial como podréis ver en la foto de la izquierda.

La mesa de zombis estaba dirigida por Juan Ramón Biedma (Autor de El humo en la botella) y los ponentes eran Álvaro Fuentes (director y coordinador de la línea Z de Dolmen), Víctor Conde(autor de obras como Naturaleza muerta y ganador del premio Minotauro 2010 con Crónicas del multiverso), Fernando Cámara (director de Memorias del Ángel Caído), Santiago Eximeno(ganador de 3 premios Ignotus y co-autor de Cazador de mentiras) y Rubén Sánchez Trigos(autor de Los huéspedes).

La charla se inició hablando de los orígenes del género zombi: En un principio el zombi provenía del rito vudú, un esclavo que obedecía órdenes, luego estaban los zombis caníbales a los que había que matar de un tiro en la cabeza. En 2002, con la película 28 días después, el zombi vuelve a resurgir, fundiéndose con otros géneros.

Rubén Sánchez nos habla de la importancia más que de los zombis, de los supervivientes: en un entorno apocalíptico en el que las reglas ya no valen, lo peligroso de verdad son los que han quedado con vida, sus relaciones interpersonales. Nos comenta que lo terrible es no poder encariñarse con nadie por el temor a tener que matar a esa persona cuando menos te lo esperes: Los zombis machacan la naturaleza humana: mi familia contra mí, ¿te atreverías a pegarle un tiro a tu madre zombi en la cabeza para seguir vivo? Cree que hay que explotar la convivencia entre humanos y zombis, cómo seguir con el día a día en un mundo infestado: hay que comer, comprar el pan, ir al banco, etc.

Imagen de la Mesa:

Fernando Cámara decía que no le gustaban los zombis, que a él lo que le gustaba reflejar era la versión zombi de lo peor de los humanos: drogadictos terminales que se comportan como zombis, por ejemplo.

Víctor Conde nos dice que a él lo que le interesa más de un libro de zombis es cómo acaba la historia, porque el zombi es el monstruo más distinto: no es uno solo, es una masa, un peligro al que es muy difícil enfrentarse. Enfrentarse a millones de zombis es la infección vírica definitiva. ¿Cómo se las arreglan los supervivientes para salir de una situación así? Nos habla de su libro Naturaleza muerta que lleva al extremo la angustia existencial de los protagonistas, la explicación para los zombis es metafísica: los muertos se levantan buscando a Dios, pero no lo encuentran. La angustia de los que quedan vivos es saber que cuando mueran van a estar en esa misma situación porque Dios no ha aparecido. Al ser preguntado por cómo cree que va a evolucionar el género zombi, él cree que será como todos los géneros, ahora está el combi clásico, luego he harán parodias y entonces pasará a una etapa de mistificación de género: habrá zombis futuristas, zombis en la Edad Media…se fusionarán con otros géneros.

Santiago Eximeno comenta que a él lo que le gustaría ver son escenarios más reducidos, como islas o incluso en otras épocas. Piensa que los zombis están yendo hacia el mismo camino que otros monstruos, como los vampiros y los hombres lobo, que ya no dan miedo, han perdido el poder de asustar. Hoy en día si dices que vas a ver una película de vampiros, nadie piensa que es una película de miedo, y eso es lo que terminará pasando con los zombis.

Álvaro Fuentes, como editor, nos dice que un zombi nunca debe ser el protagonista, sino los supervivientes, porque ellos son los que sacan el mal, el egoísmo de los humanos. También nos dice que situar la acción en otras épocas históricas nos va a hacer este género literario más interesante. Un punto importante es que si un autor no sabe cómo explicar bien el origen de la infección zombi, es mejor que no lo ponga. También hay que tener en cuenta las armas que se usan para luchar contra los zombis, no es lo mismo situar la acción en EEUU, donde las armas de fuego estás disponibles con mucha facilidad, que en España, por ejemplo.

A punto de terminar, se apagó la luz, dejando a uno de los ponentes con la palabra en la boca, y de repente los dos zombis azafatos se pusieron como locos a gritar. Se supone que era un golpe de efecto para dar un susto, pero a mí no sólo no me dio un susto sino que me pareció una tontería, porque al pobre que estaba hablando le dejaron cortado, no creo que fuese el mejor momento para hacerlo, si es que había que hacerlo.

Para finalizar, hablaron de qué profesiones serían las mejores en caso de que llegase una invasión zombi: Santiago Eximeno contestó que el futuro era hacerse pescador, porque si te quedas en una granja rodeado de zombis no tienes mucho futuro. Lo mejor sería ir con un helicóptero a las granjas, coger lo que hubiera y llevarlo al barco. Claro que no ha contado con que los zombis no respiran y pueden entrar en el mar sin problemas. Álvaro Fuentes dijo que él se apuntaba a ir en el helicóptero también y Víctor Conde, por otra parte, dijo que él sería astronauta de la MIR y miraría desde arriba tan tranquilo lo que les pasaba a los de la Tierra. No es mal plan, hasta que se te acaben las provisiones, que entonces acabarás a bocados con el astronauta de al lado, digo yo ¿no?

Mientras los ponentes hablaban, en el escenario pudimos ver en directo el proceso de zombificación:

ANTES

DESPUÉS

Antes de marcharme me hice una foto con Víctor Conde, que me cayó muy bien, para Anika entre libros:

Y cómo no, con los más guapos de toda la mesa: los zombis (y me llevé un tirón de pelo, que conste: ¡fijaos en el zombi de rojo!)

En general me pareció una charla muy interesante para alguien que como yo no sabía mucho sobre zombis y quería aprender más. Me dio algunas ideas sobre posibles enfoques que se le podrían dar a un género en el que prácticamente todo está dicho ya y en el que destacar por ser original es bastante difícil. Espero leer próximamente algunos de los libros mencionados durante la charla y comprobar la evolución de este género en el que, como regla general, para mi sorpresa los zombis son tan sólo personajes secundarios. 1/11/2010

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Tarde de zombis en Madrid

  1. Ani dijo:

    me habría encantado poder ir a la semana gotica de Madrid!!! pero es q me queda un poco lejos, 6 horas de viaje desde Galicia. Te lo deviste de pasar de muerteee, que envidia!
    un beso

  2. Elena dijo:

    Ani, el año que viene lo organizamos bien y te vienes:-)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s