Crónica de la Feria del Libro de Valencia y KDD de Anika Entre Libros


Cuando Anika hizo el llamamiento para la KDD de este año coincidiendo con la Feria del Libro de Valencia, no lo dudé, me apunté segura de que iba a pasar unos días estupendos junto a ella y todos los que acudieran a su encuentro.

Llegué el viernes por la noche muy tarde porque mi vuelo se retrasó, así que poco hay que contar de ese día, sólo lo mucho que me alegró darle un achuchón a una medio dormida Anika cuando me recogió en el aeropuerto con Pedro, su marido, que es muy majo J

El sábado nos pusimos en marcha prontito y casi que abrimos la Feria nosotras, porque cuando llegamos todas las casetas estaban cerradas todavía, así que cogimos sitio en el bar con una sombrilla y al poco rato se nos fueron uniendo amigos a los que sólo conocía por internet, entre ellos Noemí:

Y uno que me hizo mucha ilusión: Javier Pellicer (compañero de  ZW Agencia Literaria), con el que me hice una foto para enviársela a nuestra querida agente Mamen de Zulueta:

Hacía muchísimo calor, pero la mañana se nos fue volando y pronto llegó la hora de ir hasta el restaurante en el que tendría lugar el encuentro con los blogueros que había preparado Anika para que Fernando Marías, Carlos Spottorno, Fernando Iwasaki y Marta Rivera de la Cruz nos hablasen de “La hora del recreo”, un libro creado por la Fundación Telefónica para dar a conocer su programa Pro-niño con el que quieren ayudar a erradicar el trabajo infantil.

Una de las anécdotas que me ocurrieron en Valencia pasó justo entonces, y es que los cajeros automáticos valencianos me deben tener manía, porque no encontraba ninguna caja que me quisiera dar dinero. ¡Menos mal que al final Juande y Yume (Elena Montagud) me acompañaron a uno antes de comer, porque me veía sin dinero para comprar libros!

Una vez en el restaurante, nos presentamos y estuvimos charlando mientras preparaban las mesas. Por supuesto, no pude evitar unirme al rincón friki, compuesto Juande Garduño (autor de Y pese a todo), Anabel Botella, David Mateo ( que cosechó un superéxito en la presentación de Noches de Sal), Elena Montagud y Javier Pellicer.

Pasamos una comida muy entretenida e interesante. Primero los autores presentes  nos hablaron del proyecto aunque en esta crónica no voy a poner mucho sobre el libro, puesto que se merece un artículo sólo para él, que podréis leer aquí.

En la comida, aparte de lo maravilloso que fue escuchar a los autores hablarnos de su libro, también hubo tiempo para hablar de temas más distendidos, y me enteré que Fernando Marías organiza el Campeonato internacional de tortilla de patata en la Semana Negra de Gijón, así que ya sabéis, no hay que perderse este importante campeonato, que sin duda será de lo más reñido. Como yo digo, la comida y la literatura van muy unidas (por eso organizo el Tiramisú Entre Libros).

Por la tarde volvimos a la Feria del Libro un rato hasta que comenzó el coloquio sobre “La hora del recreo” para el público en general, al que fueron entre otros un grupo de blogueros valencianos, entre los que estaban Sergio y Loving Paris….¡que me llamaban Miss Tiramisú! ¡Ay qué gracia me hizo! Loving Paris estaba muy emocionada porque pudo conocer a Fernando Marías en persona, ya que le gustan mucho sus libros.  Es maravilloso cuando puedes conocer a un autor que te gusta mucho cómo escribe en persona.

También me hizo mucha ilusión conocer a Marta Querol (autora de El final del ave fénix), que asistía a ambos eventos,  a la que conocía por internet, pero no había tenido la suerte todavía de conocer en persona, y es majísima:

Cuando cerró la feria, Anika y yo fuimos a cenar con Lola, del grupo Planeta, Carlos Spottorno, Fernando Marías, Fernando Iwasaki y Marta Rivera, y la verdad es que nos pusimos las botas. No hacían más que sacarnos comida, que estaba muy rica por cierto, pero que al final se hizo un poco excesiva. La cena fue realmente entretenida y se hablaron desde peleas de boxeo entre poetas, a jueces y hasta de tiramisú: Carlos Spottorno y yo vamos a tener que hacer un duelo de tiramisús, ya que asegura hacer el mejor. ¿Quién quiere ser el jurado?

Al día siguiente nos levantamos prontito y fuimos a la feria porque iba a tener lugar la KDD de Anika Entre Libros. Al poco de sentarnos a la sombra de la única sombrilla que conseguimos encontrar, empezó a llegar gente y fue estupendo. Yo decidí ir a dar una vueltecilla para comprar a mi hija algún libro antes de que se llenase la feria de gente y ver si David Mateo y Juande Garduño estaban ya en la caseta.

Encontré a estos dos escritores junto a la caseta en la que iban a firmar, aunque fuera, ya que tuvieron que esperar un rato para poder entrar .   Mientras esperábamos, Yume y yo empezamos a cantar: “Que firmen ya, que firmen ya”, porque había  bastante gente esperando a que ellos pudiesen pasar para que les firmasen los libros.  Mientras esperábamos, yo aproveché para sacar una foto a David, que, cuan Santiago Segura, se plantó en la feria con una camiseta auto promocional muy chula:

Cuando por fin pudieron pasar a la caseta, me dejé el sueldo comprando todos sus libros, porque ya que les tenía ahí, quería llevármelos firmaditos para luego, cuando sean súper famosos, venderlos en ebay. Quiero decir, ¡para guardarlos con mucho cariño, por supuesto!

Cuando volví a la mesa, había pasado tanto tiempo que Anika se había ido a dar un paseo a la caza de escritores a los que sacar fotos, así que mientras regresaba, me quedé charlando con el montón de gente que había allí ya: Regina Román, Marta Querol, Anabel Botella, Isabel Olmos, Maria Vicenta Porcar…

Cuando llegó la hora de comer, recogimos a los autores que habían estado firmando y fuimos dando un paseíllo hasta el restaurante en el que comimos un total de 42 personas:

He de decir que la comida fue muy divertida por varios motivos, pero el hecho de que Juande y yo nos sentásemos juntos fue uno de los más importantes, porque nos reímos bastante:

¿Y qué es eso que lleva en la mano Juande? Pues es otro de los motivos de risa. Ya que él no tenía camiseta de autopromoción como David, para su último libro, Apuntes macabros, tenía un cartelito en cartón pluma que sacó de su bolso junto con un dedo de mentira. Yo fui la encargada de ir haciendo fotos a toda la mesa con las dos cosas, dando lugar a situaciones divertidas cuando el dedo se usaba para posar con él o al ver el gesto de asquito de algunas personas, como Isabel y Regina al cogerlo.

Pero no podemos hablar de la comida sin hablar de Enrique. Sí, un nombre ficticio elegido al azar por Isabel para denominar al camarero tostado que nos atendía. Ya no sabemos si estaba de verdad tostado y no se enteraba o lo hacía a propósito, pero a esta sección de la mesa nunca les traía la comida ni la bebida, ni les tomaba nota de nada de lo que querían:

¿Qué pasó? Pues que Isabel se dedicó a llamarle: “Enrique, guapo, precioso” cada vez que él le hacía caso. Porque una de las veces en que le pedía cosas, el amable camarero le dio un platazo en la cabeza para que se callase. Sí, lo habéis leído bien: la pobre Isabel, entre Enrique y Enrique, se llevó un golpe en la cabeza. Desde luego, a este restaurante no volveremos otro año (y digo volveremos porque me ha gustado tanto el ambiente que yo me apunto seguro).

Después de una larga comida, salimos para tomar un café en el bar de al lado, ya que no nos trataron muy bien en ese. Muchos se despidieron en ese momento, pero aún así, se quedaron un rato hablando en la calle, y eran un montón.

La verdad es que estábamos cansadas, como se puede ver en esta foto, pero aún quedaba lo mejor de la tarde: la presentación de Noches de sal de David Mateo en la Feria del Libro.

Cuando llegamos a la sala en la que se iba a realizar la presentación, nos quedamos impresionados, porque estaba llena. Y cuando digo llena, me refiero a gente por todas partes, tanta que hubo que hacer 3 presentaciones. ¡Fue un éxito!

Anika habló del libro con esa naturalidad que tiene ella y que te hace creer cada una de sus palabras porque se ve que las dice de corazón. Luego hablaron Luna (la directora del booktrailer) y David, pero yo fui corriendo a pedir que apagasen la luz para que pudiesen proyectar el vídeo y no pude enterarme muy bien de lo que dijeron.  El vídeo sí lo vi y es alucinante, está muy bien y recuerdo que se me puso la piel de gallina. Desde luego, si antes tenía ganas de leer el libro por lo bien que me había hablado Anika de él, después de ver el booktrailer, mucho más porque lo han hecho muy interesante.

Tras la segunda presentación tuvimos que marcharnos corriendo porque tenía que ir al aeropuerto. Fue triste despedirme de todos, especialmente de Anika, a la que quiero un montón y con la que me lo he pasado tan bien.  Su marido Pedro nos llevó al aeropuerto y allí me dejaron, con mi maleta llena de libros, creyendo que saldría enseguida a Madrid. Pues no, para variar, mi vuelo salió más de una hora tarde, por lo que me dio tiempo a leer casi todo el libro de relatos de Juande mientras esperaba.

En resumen, ha sido un fin de semana para recordar. Me han preguntado que si lo viví igual que el I Encuentro Nacional de Anika Entre Libros y digo que no, no es lo mismo. Esta era una versión chiquitita de aquel encuentro, distinta y más relajada. En Valencia me he reencontrado con Anika y Anabel, y eso me ha alegrado mucho. También he conocido a mucha más gente, entre los que  sin lugar a dudas Carlos Spottorno y Juande Garduño se han ganado un rinconcito en mi corazón, son muy entrañables y divertidos y han hecho que mi fin de semana en Valencia sea aún más inolvidable de lo que esperaba:-)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s