Semana Negra (I): 22, 23 y 24 de julio 2011


Esta es la crónica que he escrito para la web Anika Entre Libros sobre la Semana Negra, es una crónica larga y extensa, y aparecerá en tres entradas distintas, porque son muchos días!:-)

Viernes, 22 de Julio de 2011

7:30 de la mañana, viernes 22 de Julio de 2011: Me encuentro en el hall del hotel Chamartín esperando encontrar caras conocidas antes de dar comienzo oficialmente a la Semana Negra. Al ser mi primera vez cubriendo este evento, estoy emocionada a más no poder. ¿Quién no ha oído hablar de la Semana Negra de Gijón? No es cualquier eventillo, no, es “El evento” de la literatura de género negro por excelencia, gracias a él se ha llevado el nombre de Gijón fuera de nuestras fronteras.

A pesar de las dificultades que la organización ha encontrado este año por parte de políticos y el rector de la universidad (quien ha tenido la poca decencia de gastar 70.000 € en vallar su universidad para protegerla de esos vándalos inexistentes que según él acuden a la Semana Negra), ha salido adelante, con menor presupuesto, pero dispuesta a demostrar al mundo que esto no se para, el modelo de fiesta literaria debe seguir vivo.

Paco Ignacio Taibo II, el organizador del evento, tras un breve discurso ante los autores y periodistas invitados, da por inaugurada la Semana Negra 2011 y nos dirigimos al mítico Tren Negro. Para los curiosos que preguntabais antes de mi viaje: el tren no es negro de color, pero sí de alma, negro novelístico, por supuesto.

Sintiéndome como una bruja novata yendo a Hogwarts por primera vez, sigo las indicaciones hasta un andén en el que está nuestro tren especial (eso sí, gracias a Dios o al señor Taibo, que viene a ser lo mismo en este evento, por no tener que chocarme con las maletas contra un muro para llegar a él, estaba todo perfectamente organizado).

Una vez en el tren, que sale puntual a las 08:10, comienza un largo viaje en el que no cabe el aburrimiento ni el descanso: para los nuevos es una oportunidad única de relacionarse con otros compañeros periodistas y con los escritores, te dan consejos, hacen planes contigo, te cuentan sus experiencias de las otras ediciones…

Me uní al vagón más divertido, todo hay que decirlo, allí estaban entre otros María Martín (Ed. Torre de Marfil), la traductora Elena ClementeSusana VallejoSergi VicianaJuan Miguel AguileraRafael MarínElia Barceló con su hija Nina,Nerea Marco (Templo de las Mil Puertas) Daniel Arjona (El Cultural de El Mundo)… Hablamos de todo, pero cuando digo todo me refiero a que acabó llegando de otro vagón un autor argentino diciendo “He oído que aquí es donde hablan de cómo coger, me quedo”, nuestra fama se había extendido por todo el tren…

Durante el trayecto tuvieron lugar varias ruedas de prensa y presentaciones en las que los autores nos explicaron en qué habían estado trabajando. Fueron unas ruedas de prensa muy originales, ya que yo nunca había asistido a una que tuviese lugar en un tren, el problema fue que al ir de pardilla, me quedé sin los sitios buenos para poder escuchar todo (con el sonido del tren era difícil escuchar), en cualquier caso, los mismos autores han estado durante la semana en otros eventos.

Al llegar a Mieres a la hora de comer, nos recibieron unos gaiteros que nos guiaron hasta una espicha de bienvenida a todos los que viajábamos en el tren:

Tras reponer fuerzas y una hora más de viaje, llegamos a Gijón. Impresionante. No tengo otra palabra para describirlo. ¿Sabéis lo que es salir del tren y ver un montón de gente esperando, y no sólo eso, sino a una banda de música interpretando magistralmente música de James Bond en directo para nosotros? Los pelos como escarpias, como suele decirse, y a punto de soltar una lagrimita, fue realmente impactante.

De allí nos llevaron a los hoteles, con un poco de tiempo para descansar y presentación oficial en el ayuntamiento, al que por supuesto no acudió la alcaldesa demostrando que la cultura no es importante para la ciudad, donde esté un campeonato de paddle infantil, que se quite la novela negra, ¿no? (Y sí, estoy reivindicativa porque estoy viviendo este evento desde dentro y no puedo entender cómo pueden no ver los beneficios que trae a la ciudad). Cuando Paco Ignacio Taibo II dio el discurso, fue recompensado con tal aplauso, que no cesaba, que se le saltaron las lágrimas, todo su esfuerzo se veía recompensado por el cariño de aquellos que creen que la cultura merece la pena.

De allí nos dirigimos a la Semana Negra para el corte de cinta oficial. A la entrada nos recibía un muñeco enorme de Thor y figuras en las farolas:

Antes de ir a cenar, tenía una parada obligada: el stand de la librería 35, Baker St, en el que nos esperaba Patricia Rubieralibrera y reseñadora de Anika Entre Libros:

Tras un día intenso, necesitábamos descansar, así que fuimos a tomar algo y despedir así un día inolvidable:

Sábado, 23 de Julio de 2011

Como parte de la Semana Negra, también se realiza durante el primer fin de semanaASTURCON, que son encuentros de fantasía y ciencia ficción. Prácticamente todos los actos a los que he acudido este fin de semana se engloban dentro de este programa.

PRESENTACIÓN DE LA EDITORIAL TORRE DE MARFIL

Comienzan las actividades y la primera a la que asisto es la presentación de la editorial Torre de Marfil a cargo de su editora, María MartínJosé Antonio Cotrina,Ian WatsonSteve Redwood y Elena Clemente.

Nos cuentan cómo la editorial surgió hace un año, en la anterior Semana Negra, cuando con unas cervezas María le pidió a Ian Watson los derechos de autor y éste se los concedió, por lo que no le quedó otra que crear la editorial para publicarle.

La idea de la editorial siempre fue estar al día y sacar ediciones en rústica y ebook.Pablo Uría programa todo con mucho cuidado para que a la hora de convertir los formatos se pierda lo mínimo posible. Los epub vienen con contenidos extras: dibujos, enlaces, biografía de los autores… Por ejemplo en la versión epub de Tras el velocada relato viene con una portada. El precio de los libros electrónicos es muy asequible: entre 4,95 y 5,95 euros.

En cuanto a los derechos de autor, María se siente muy orgullosa de ofrecer a sus autores mucho más de lo que ofrecen otras editoriales, porque considera que el trabajo duro lo hacen ellos: son ellos los que tienen que esforzarse para que la obra sea buena y que enganche.


Steve Redwood enseguida toma la palabra y nos cuenta que su libro ( Los pingüinos también se ahogan) es mejor que el de Ian (Putas de Babilonia) porque es más gordo, a lo que Ian contesta que su portada es más emocionante porque aparece una mujer desnuda y en el suyo un pingüino muerto. Tras la broma inicial, nos comenta que está muy contento con este libro, que es de relatos, porque sus novelas son como él, con un tono bribón, pero en los relatos hay de todo, temas más serios, más profundos. Quiere dar la vuelta a la tuerca y un ejemplo es su relato “La hidra” en el que juega con el hecho de que tradicionalmente por ser un monstruo tienes que ser malo, pero ¿qué pasa si naces monstruo pero eres bueno? Podremos encontrar entre sus páginas romance, horror, un detective, un asesinato e incluso una circuncisión.

Steve quiere entretener al lector, y pone mucho esfuerzo en ello: puedes empezar sus historias sin saber si lo que está contando es algo serio o humorístico. Odia cuando los giros en las historias aparecen sólo al final, a él le gusta que haya giros al principio, que el lector se sorprenda a cada paso.

Ian Watson nos cuenta que se interesó por Babilonia desde pequeño cuando vio una pintura del mercado que existía para vender mujeres, así que se dedicó a descubrir sus costumbres, le gustó que esa civilización tuvo un auge y un declive. En el libro la nueva Babilonia está situada en el desierto de Arizona, y sus habitantes viven totalmente alejados de la cultura americana, hablan griego antiguo y babilonio como parte de un experimento que pretende ver si América va a declinar en un futuro próximo: todos los habitantes en un sentido u otro son prostitutas del experimento. Steve se mete en la presentación y dice que además de eso también hay sexo y tiene ideas muy divertidas y también hace pensar al lector. Elena Clemente, la traductora, puntualiza que cada personaje de la novela juega un papel a su pesar, ya que no pueden decidir por sí mismos.

José Antonio Cotrina nos cuenta que está muy orgulloso de todo lo que ha conseguido María en tan sólo dos años, ya que fue entonces cuando vino a la Semana Negra por primera vez, y ahora estaba en la Semana Negra con una editorial y presentando cinco libros.

Nos hablan de Tras el Velo, un libro en el que para elaborarlo, María pidió a varios autores un relato sobre cómo vivían el miedo, para así unirlo a un clásico y crear una visión conjunta sobre cómo se refleja el miedo en cada época. Cotrina nos dice que es una idea muy innovadora y se siente muy satisfecho con el resultado.

  

Dado que dos de los autores no están presente en la presentación, María nos presenta los libros en su nombre. Montizón, de Álvaro Martínez-Novillo, es una trilogía histórica presentada a través de los ojos de una criada en el reino de los Reyes Católicos y trabajando para la familia Manrique. Kobold, de Alfredo Álamo, es una novela épica de sangre, venganza y sexo muy entretenida. Alfredo se implicó mucho con la edición de la novela, revisó todo.

Y con esto y algunas preguntas referidas a la distribución como ebook, terminó la presentación de esta editorial que promete mucho, con ediciones muy cuidadas, títulos atractivos y precios asequibles.

Mesa redonda: LITERATURA FANTÁSTICA JUVENIL. RAZONES DE SU ÉXITO. TEMAS RECURRENTES. Con José Antonio Cotrina, Elia Barceló y Susana Vallejo.

En esta mesa redonda se habla sobre los clichés, que cuando están bien hechos son arquetipos. Los ponentes reconocen haber usado en algún momento, tanto voluntaria como involuntariamente, clichés en sus obras, como en el caso de El ciclo de la luna roja de Cotrina.

El primer arquetipo a tratar es el Elegido. Elia Barceló expone que esa figura siempre ha existido, ya que desde la literatura clásica podemos ver la figura del héroe al que elegían los dioses: eso sí, si eras especial es porque te ibas a joder porque te iba a pasar de todo. Igual que la Virgen María, es la “Elegida”, pero no hacen más que pasarle cosas malas.

El elegido en la literatura es cosa del Destino: si has sido elegido para algo, es porque tienes que hacerlo. Hoy en día, en la sociedad en la que vivimos, nos dicen que somos libres de hacer todo lo que queramos, pero no es cierto: hay cosas que no podemos ser porque hay que estudiar mucho y se nos da mal o algo que nos gusta es muy caro, por ejemplo. Es por esto que en la literatura juvenil el héroe sigue tiendo sentido: saben lo que van a hacer. Antiguamente tu padre era carpintero y tú sabías que ibas a ser carpintero, pero hoy en día no es así, los jóvenes están más perdidos con tanta libertad y en cierto modo piensan que “el elegido” tiene suerte porque sabe qué tiene que hacer con su vida.

Susana Vallejo aporta otro dato y es que el ser “el elegido” te diferencia de los demás, y eso ya es un éxito en sí mismo, eres único. También cree que los héroes son importantes porque siempre destruyen a los monstruos, y nos enseña que en la vida real siempre se pueden vencer a los dragones si se intenta o, por lo menos, hay que intentarlo.

La siguiente figura de la que se habla es el maestro: esa figura que sabe de verdad y te enseña, que saca de ti todo aquello que llevas dentro. Hoy en día es muy triste que muchos alumnos abandonen la educación reglada sin haber encontrado a ese maestro. ¿Por qué caen en sectas? Porque encuentran en ellas la figura del maestro.

Susana Vallejo introduce el tema del Tarot, en el que encontramos figuras simbólicas como el mago, la emperatriz, etc con las que puedes construir historias enteras. Elia comenta que el tarot es el viaje del héroe desde que cobra consciencia de sí mismo, comienza el viaje en la oscuridad, llega al sol después de superar los terrores, luego caos otra vez y luego superación.

Siempre se repiten las mismas historias, lo que hay que hacer es encontrar la manera de tratarlo para que atraiga a los lectores, como por ejemplo en el tema de los bosques, podemos considerar que las ciudades hoy en día son nuestros bosques, los laberintos. Si salimos de las calles que conocemos, se convierten de inmediato en esos bosques arquetípicos de la literatura fantástica.

Cotrina nos habla sobre los elementos mágicos y nos dice que no le gusta nada el uso gratuito de ellos, es decir, que de repente aparezca algo a propósito de lo que no teníamos consciencia previa como lectores de que existía sólo para solucionar un problema, no es bueno.

Elia afirma que hay que intentar que al lector le cueste leer las entrañas, que no se den cuenta de lo que va a pasar. Para eso es muy importante la coherencia. Lo que ocurre es que cuando leemos mucho, descubrimos los trucos antes. La meta de los escritores debe ser sorprender a los lectores más competentes para que vean cómo has elaborado la trama.

No hay que olvidar que el objetivo de un libro es emocionar, y para ello nada mejor que las palabras, ya que el poder que tienen es algo al que no hay que quitar importancia.

Y, a pesar de que la charla podría haber continuado mucho más, llegó la hora de despedirse entre aplausos por parte del público, que estuvieron encantados con los tres tertulianos. A la salida encontré a la escritora gallega Susana Eevee (Dos coronas), que manda saludos a los lectores de Anika Entre Libros:

TERTULIA “DE LA FANTASÍA AL TERROR”: Con Elia Barceló, Juan Miguel Aguilera, Rafael Marín, Susana Vallejo, Rodolfo Martínez, José Luis Zárate, Alberto López Aroca, Javier Márquez, José Antonio Cotrina, Susana Eevee y moderado por Jorge Iván Argiz.

El terror aparece porque están decayendo los prejuicios por la literatura de género, se ha perdido el miedo a hacer literatura de género de calidad. Por ejemplo, la literatura de terror nos permite presentar el terror en nuestro entorno más cercano.

En España no había tantos aficionados al terror, pero se creó NOCTE y parece que los lectores y escritores están más activos.

En terror el auge surge porque la realidad es muy “chunga” y las opciones son crear el terror como una forma de escapismo o como un final apocalíptico al que iremos a parar.

Mediante la literatura de terror se aprende que si te enfrentas a los monstruos tienes la opción de ganar, y si mueres, por lo menos lo has hecho intentándolo.

Cotrina dice que a él no le gusta distinguir entre la literatura fantástica y el terror, que a él lo que le interesa es crear emociones, que el lector sienta miedo al leer.

¿Qué les da miedo? Algunas de las respuestas fueron: A Susana Vallejo lo que le da miedo es que con la literatura te puedes inventar temores inexistentes. A Susana Eevee lo que le gusta es encontrar el miedo cuando menos se lo espera en la historia. A Emilio Bueso le parece que lo que más miedo da es el ser humano.Juanmi Aguilera dice que a él lo que le da miedo desde pequeño es el terror japonés.

Elia dice que lo que gusta es la falta de control, el sentimiento de no hacer para defenderte. Que viene a ser lo mismo que la sensación de enfrentarte a un poder estatal en un país en el que no conoces las leyes y temas hacer algo mal.

Zárate afirma que nos gustan las pelis de miedo porque tienen cinturón de seguridad, es decir, puedes escapar. Un buen trabajo de terror debe quitar esa seguridad al lector, debe destruir esas barrera imaginaria, y conseguirlo es todo un logro.

En cuanto a las descripciones, recuerdan que Stephen King decía que al monstruo puedes rodearlo, pero en cuanto dices cómo es, cae, porque posiblemente el lector había imaginado algo mucho más horrible en su mente. Es decir: cuanto menos descubra el autor a los lectores, más inventaran ellos al leer, porque siempre será peor que lo que el autor tenga en la cabeza.

Hablando de terror y niños, Susana Eevee dice que le da miedo el leer que algo malo le pasa a niños, pero los demás opinan que precisamente el que te ataque un niño vampiro o un niño monstruo en general, da mucho miedo. En cuanto a que los niños lean terror, no consideran que sea algo malo, ya que les enseña a ser valientes.

Y para terminar la crónica de esta entretenida tertulia, la frase estrella de la tarde “Crepúsculo es el Hello Kitty de los vampiros”.

CHARLANDO CON LAURA GALLEGO Y JORGE IVÁN ARGIZ

Como no podía ser de otra forma, en cuando llegó Laura Gallego se llenó la carpa de jóvenes lectores ansiosos por escuchar a su autora favorita.

Laura les contó que leía mucho de pequeña, le encantaba la literatura fantástica, su libro favorito era La historia interminable. Empezó a escribir junto a una amiga, con la que quería hacer una revista y, como no salió, decidieron hacer la novela a cuatro manos: la amiga las ilustraciones y ella el texto.

Con los años la experiencia le ha enseñado técnicas creativas, con las lecturas reflexiona y pule su estilo. Cuando empiezas siempre intentas imitar a tus autores favoritos, poco a poco se pierde la inocencia y se es consciente de que para mejorar hay que trabajar mucho. Laura piensa que al principio disfrutas escribiendo siendo inconsciente, pero luego disfrutas siendo consciente de lo que estás haciendo, cuidando las novelas, etc.

Está en contra de obligar a los jóvenes a leer a los clásicos porque no tienen vocabulario ni hábitos lectores y para engancharles es mejor empezar con algo más actual. Algunos de sus libros ya se están mandando como lectura obligatoria en algunos colegios.

Al ser preguntada sobre la adaptación al cine de sus novelas, dejó muy claro que a ella no le interesa ser un conejillo de indias para nadie y que con sus novelas no se quería arriesgar a que saliese algo mal al estar hechas las series o películas en España, ya que no existen los medios ni el presupuesto para adaptar algo comoMemorias de Idhun.

Al terminar la charla, Laura se quedó firmando más de una hora y media ejemplares de sus libros, con unas filas que más quisieran muchos autores de adultos, y eso que dicen que los jóvenes no leen…

Tras Laura Gallego empezaba la presentación del maravilloso libro La hora del recreo, que debido a unos inconvenientes con el transporte, tuvieron que presentar solos Carlos Spottorno y Fernando Marías. Como Anika tiene una web especial en la que está todo lo recogido a este libro, no voy a escribir crónica de este evento particular, sólo recomendar que os hagáis con un ejemplar y que, si estáis en Gijón estos días, no dudéis en visitar la exposición fotográfica del libro.

Esa tarde no pude quedarme a más eventos porque tenía lugar la famosa espicha de la Asturcon, una comida en un Llagar (sidrería), en la que la noche era temática y había que ir disfrazado. Este año, la temática era los dioses, y os dejo las fotos para que los veáis:

Las tres Parcas, Deméter y Eris, la diosa de la discordia ofreciendo la manzana de oro (Si no conocéis la historia de la diosa Eris, santo google os ayudará), y Susana Vallejo como la diosa Aracne.

  

Los ganadores del año pasado (a la izquierda) eligieron a los de este año:Atenea, que llevaba unos accesorios impresionantes y Cronos, dándole un bocado a su hijo.

Domingo, 24 de julio 2011 

Crónica de una tortilla anunciada, podríamos llamar a esta parte de mi relato. Sí, habéis leído bien: tortilla. Y es, que para los que hayáis tenido la suerte de conocer aFernando Marías y charlar un rato con él, seguro que os habrá contado que hace la mejor tortilla de patatas del mundo. Al parecer lleva unos diez años diciendo lo mismo, pero nunca había podido demostrarlo. ¿Cómo lo solucionó? Convenciendo al fotógrafo Carlos Spottorno para que patrocinase un concurso de tortillas de patata en la Semana Negra, al que llamaron ”Concurso de patatas Carlos Spottorno Página Impar”. Ya sólo le faltaba encontrar a algún osado contrincante que se atreviese a competir contra su afamada tortilla. Durante el viaje en el Tren Negro fue intentando convencer a los asistentes a que le retasen, pero tan sólo Paco Gómez Escribano (El círculo alquímico) y María Zaragoza (Dicen que estás muerta) aceptaron el reto.

Sin comerlo ni beberlo me vi envuelta en un duelo de titanes como “notaria” del evento, que tuvo lugar en la casa de Cristina Macías, miembro de la organización de la Semana Negra. Tras comprar los ingredientes necesarios para empezar a cocinar, todo atisbo de amistad desapareció y comenzó una lucha férrea por conseguir el suculento premio que ofrecía el patrocinador: 80€

Se procedió al reparto equitativo de patatas y los concursantes procedieron a pelarlas, mirándose con recelo entre ellos por si a alguno se le escapaba “accidentalmente” el cuchillo con el que trabajaba.

 

Tras deliberar qué sartén deberían usar para hacer la tortilla y cuál para freír las patatas y la cebolla (por unanimidad se decidió que una tortilla de patata sin cebolla no ganaría nunca el concurso) y buscar el plato ideal para dar la vuelta a la tortilla, comenzó el concurso.

Fernando Marías empezó cortando las patatas en láminas un tanto gruesas y bañando la sartén literalmente con un cuarto de la botella de aceite de oliva, como atestigua la marca que se hizo en la botella para no dejar dudas. Antes la socarronería con que los demás acogieron esa medida, él sonreía confiado asegurando que tanto aceite era necesario para que el producto final fuese perfecto.

Surge la primera crisis de la mañana al no encontrar la sal, pero por suerte se pudo solucionar al descubrir que George Clooney la había escondido detrás de la máquina Nesspresso.

Mientras freía las patatas, llegó a nuestros oídos el rumor de que Javier Márquez, miembro del jurado, estaba aceptando Gintonics (de los caros) como soborno, y el voto corrupto iba esparciéndose por momentos entre los posibles votantes.

Tranquilo, Fernando asegura que terminará la tortilla a las 12:30 h, lo que los demás no creen y parece que un atisbo de duda cubre su rostro un instante, aunque sólo eso: un instante. En ese momento, despista a los demás concursantes diciendo: “El olor de la patata empieza a subir: la vida comienza” y les hace ver que está en desventaja porque tiene gafas y se le empañan con el humo (no será el único en emplear una técnica para dar pena al jurado y los demás miembros del concurso, como podréis leer más adelante). El humo que ha levantado su aceite le ciega, pero heroicamente sigue adelante: la mano derecha vuelve las patatas y con la izquierda agarra con fuerza la sartén.

Visto que ni el humo le hace cesar en su empeño, los demás concursantes empiezan a ponerse nerviosos. Fernando les informa de que la manera de batir el huevo es muy importante y decide elegir cinco huevos para la tortilla (los demás deciden usar el mismo número). Deciden que El quinto huevo parece el título apropiado para la próxima novela de Frederick Forsyth.

Fernando ha llenado toda la vitrocerámica de aceite, por lo que los demás concursantes temen que sus sartenes salgan volando cuando llegue su turno, estos pequeños trucos parecen estar haciendo mella en su confianza. Pero María, muy segura de sí misma, le dice a Fernando: “Tu tortilla estará buena, pero la mía estará mejor”.

Son las 12:33 cuando Fernando da por finalizada su tortilla:

 

Es el turno de María Zaragoza, a la que no le queda otra que ponerse a fregar la sartén que ha usado Fernando, ya que este se marchó de la cocina en cuanto terminó la tortilla, indicando a los dos escritores restantes el poco miedo que les tenía, aunque la opinión que ellos tienen es justo la contraria, que él tiene miedo de ver lo bien que van a salir sus tortillas.

 

María nos cuenta que su tortilla sólo es superada por la de su abuela y que va a ganar el premio. No pierde más tiempo y comienza a cortar sus patatas con una técnica mucho más delicada: las corta en láminas finitas y es que, como ella dice: “cada maestrillo tiene su librillo”. A pesar de que se sabe el vencedor, Fernando acude caballerosamente a desearle suerte y para comunicarles que “La ética de Javier Márquez está ahora mismo al precio de 3 Gintonics”, se acerca a oler su tortilla y comenta “Es como una masturbación. No, es como una cópula”. Ahí queda eso, esa tortilla debía tener afrodisíacos.

María usa menos aceite y es más mimosa a la hora de volver las patatas que Fernando y nos cuenta su secreto: “La comida hay que hacerla con amor”. El encargado de poner la marca en el aceite que ha usado María ha sido Paco, que ha hecho trampa y ha puesto la raya más baja de lo que realmente se ha usado, pero le pillamos. Y entre todos llegan a la conclusión de que Fernando ha usado para su tortilla tanto aceite como toda una familia de Venezuela en un mes.

María sigue con su tortilla y decide que es hora de emplear lágrimas para enternecer a sus contrincantes mientras les cuenta que su familia tiene un restaurante (lo que no saben es que lloraba por la cebolla, pero ellos casi caen en sus redes).

Mientras tanto, Paco va usando su móvil para hacer ruiditos y así poner nerviosa a María. Viendo que a Fernando parece que le va bien con los sobornos, decide ofrecer por facebook gintonics entre el jurado para que le voten a él también. Es el hombre silencioso, el que no dice nada pero con su móvil intenta conseguir de todo. Su tranquilidad les tiene perplejos.

María, ajena a estos trapicheos, echa los huevos y con una técnica desconocida para los demás, moja el tenedor en sal antes de batirlos. Mientras tanto, Fernando ha fregado el plato para dar la vuelta a la tortilla, aunque baraja por unos instantes la posibilidad de untarlo en aceite para que se resbale a la hora de darle la vuelta a la de María. Su tortilla tiene tan buena pinta que se dice de ella que tiene “un fulgor aúreo”.

Pero llega el momento más dramático de la mañana (foto de arriba): a María se le ha pegado la tortilla y todos acuden aparcando sus diferencias para ayudarla, aunque sólo Cristina Macías, como mano imparcial, puede tocarla. Todo parece volver a la normalidad cuando Fernando Marías dice la frase célebre “Por debajo se te levanta”, con la que pretende infundir ánimos a la autora en este momento tan estresante.

Finalmente se logra salvar la tortilla y queda con una pinta excelente que hace temblar a los demás.

Es el turno de Paco, al que los demás ponen su marca de aceite vista la trampita previa, de la que él intenta huir alegando que la botella estaba torcida. Como tiene que buscar un motivo para dar pena al igual que los otros dos, les dice que ya que nadie le conoce por su novela, que por lo menos le conozcan por su tortilla. Pero parece que no cuela, su novela es demasiado buena y será conocida muy pronto.

La técnica de Paco deja de inmediato a los otros dos sin palabras: tiene un arte único cocinando, cortando las patatas y la cebolla con un estilo rápido y profesional.

Paco está tan relajado que cuando pone las patatas en la sartén se sienta a fumarse un cigarro y beber cerveza: sus contrincantes no se lo pueden creer y temen por su triunfo ante esa pose de seguridad.

 

Mientras la tortilla de Paco se termina de cocinar, se decide la forma de votación. A cada uno se le asigna un color y se entregará a los 12 miembros del jurado una ficha de parchís para que la pongan en el cubilete de la tortilla más rica. Las fichas serán llevadas en un cofre para que no puedan ser manipuladas por los presentes. Paco sigue tranquilo y le da tiempo a fumar un segundo cigarro antes de terminar su obra maestra, antes de darle la vuelta, la mira fijamente, hipnotizándola para que salga deliciosa.

  

Ya están las tres tortillas preparadas y, tras hacerse la foto de grupo, se marchan al hotel para comprar los últimos votos antes de nuestra llegada con las tortillas numeradas. En el Don Manuel nos esperaban los miembros del jurado ansiosos por probar esas obras culinarias dignas de los dioses del Olimpo (si estos hubiesen sabido de la existencia de la tortilla de patatas, claro está).

Javier Márquez, que ha decidido renunciar a los gintonics, es elegido para cortar las tortillas en 12 trozos… ¡y comienza la cata!

A los pocos minutos se oyen voces: “Lo tengo claro, está buenísima”. Y así van poniendo sus fichitas en los cubiletes correspondientes. Ante la atenta mirada de los concursantes se procede al recuento de votos: con empate a 2 votos cada uno: María y Paco y con asombrosos ocho votos, Fernando es proclamado, por mérito propio, como el mejor cocinero de tortilla de patata del mundo.

Sus declaraciones: “La leyenda continua” ¿Alguien más se atreverá a retarle?

SEGUNDA CHARLA “DE LA FANTASÍA AL TERROR” (Continuación de la de ayer)

Tras el concurso de patatas, fuimos todos a comer y se nos hizo un poco tarde, por lo que me perdí los primeros quince minutos de la continuación de la charla “De la Fantasía al Terror”, llegué justo cuando hablaban del Gore. Había opiniones para todos los gustos, a algunos les daba risa y a otros les repugnaba.

Elia Barceló comentó muy acertadamente que no entiende que los padres de familias muy religiosas intenten apartar a sus hijos de este tipo de literatura o cine cuando no hay nada más gore y tétrico que entrar en una iglesia y ver a todos esos santos sufriendo de formas horribles.

Lo que todos tenían claro es que si se abusa del gore, se pierde la utilidad y se convierte en algo grotesco. Como dijo Miguel Ángel Vivas: “Cualquier exceso narrativo tendrá como consecuencia el distanciamiento del autor”.

PRESENTACIÓN CRUZADA CON JAVIER MARQUEZ Y SUSANA VALLEJO

Moderada por Cristina Macías, pudimos asistir a la charla presentación de los últimos libros de Susana Vallejo (El espíritu del último verano) y Javier Márquez (Los rebeldes de Crow).

Según Vallejo, “Literatura juvenil” es una etiqueta que ponen los libreros para saber dónde colocar los libros para venderlos. Ella asegura escribir libros de aventuras y, hoy en día, las editoriales engloban la mayoría de libros de ese género como literatura juvenil. Comenta que, de hecho, si Los tres mosqueteros hubiese sido escrita hoy en día, la hubiesen publicado como literatura juvenil.

Susana ha apostado por una historia que puede gustar tanto a adultos como a jóvenes, y es que cada uno podrá hacer una lectura distinta: el joven leerá la novela por la búsqueda del tesoro, y el mayor lo leerá con la nostalgia de los recuerdos de su juventud.

  

Javier nos cuenta que su libro es una distopía: el mismo mundo pero “chungo”. Podemos encontrar a tres chavales que son exploradores urbanos, entran en edificios para ver qué queda del pasado y una de las veces encuentran un aparato que les lleva a un mundo paralelo, sin moral y en el que todo aquel que muestra sentimientos es perseguido por la ley. Los que sobreviven se unen para formar la resistencia junto a su cabecilla, Oliver Crow.

Nos explica que su libro es el que no sólo le hubiese gustado leer, sino vivir cuando era joven. Rescató de sus memorias sus experiencias y, de hecho, el inicio de la novela está basado en un hecho real que le ocurrió con sus amigos. Quería que sus lectores lo pasasen bien. También nos dice que es muy cinematográfica para que se puedan imaginar las escenas lo mejor posible mientras leen.

Susana nos cuenta que normalmente siempre planifica sus historias antes de escribirlas pero esta fue distinta: le salió de dentro. Ella tenía una casa en un lugar precioso, rodeado de zona verde y la perdió por la ampliación de una autopista, así que el único modo de no volverse loca de rabia y pena fue escribir, y poco a poco la historia fue tomando la forma del libro que la llevó a dejar de ser “la eterna finalista” y alzarse con el Premio Edebé de novela.

Tanto Susana como Javier están de acuerdo en que hay que conseguir que los colegios recomienden literatura juvenil actual y Susana opina que a los niños que no les guste leer se les puede animar con cómics. Javier dice que hay que fomentar la lectura, no sólo la cultura literaria, y afirma que hay que ver qué lecturas se eligen porque “si me hubiesen hecho leer Crepúsculo en el instituto, hubiese preferido leer La Celestina

PRESENTACIÓN DE SHERLOCK HOLMES Y LOS ZOMBIS DE CRAMFORD DE ALBERTO LÓPEZ AROCA

El autor utilizó de base “El misterio del hombre que reptaba” de Conan Doyle”, y el autor le ha dado una vuelta de tuerca para explicar lo que no contó Watson en el cuento.

La historia es victoriana al 100%. Quiso huir de la novela de zombis tradicional porque cree que se pueden hacer cosas distintas a lo que se hace ahora. Su historia es muy sherlockiana, lo que varía es el contexto, ya que se encuentran con el futuro, con algo que en 1903 era algo imprevisible. Es la época en la que Holmes está a punto de retirarse y Watson se ha casado. Se dan cuenta de que hay un pequeño problema denominado “brote zombi”.

La universidad de Camford fue inventada por Doyle para hacer una mezcla entre Oxford y Cambridge. Es el uso de esta universidad una de las pistas del autor para los fans de Sherlock Holmes.

La razón por la que cambió de ayudante y no utilizó a Watson es muy sencilla: Watson era un hombre de su tiempo, incapaz de describir una autopsia porque no era apropiado a la época en la que vivía, necesitaba a alguien de la calle al que no le diese apuro contar ciertos detalles, por lo que investigó a los secundarios de Holmes y eligió a su hombre.

Desde luego, un libro que promete ser entretenido y una lectura muy amena. Y esto no ha acabado… esto es la Semana Negra…¡Y sigue!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Semana Negra (I): 22, 23 y 24 de julio 2011

  1. Metgaladriel dijo:

    Os lo pasasteis genial. Ojala el año que viene pueda ir yo. Un beso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s