La senda trazada, de Pedro de Paz


Reseña realizada para Anika Entre Libros

La senda trazada

Título: La senda trazada
Título Original: (La senda trazada, 2011)
Autor: Pedro de Paz
Editorial: Algaida

Copyright:

© Pedro de Paz, 2011
© Algaida Editores, 2011

Edición: 1ª Edición, Septiembre 2011
ISBN: 9788498776751
Tapa: Dura
Etiquetas: contemporánea, género negro, misterio, fantasía, género fantástico, intriga, tensión, libros premiados, literatura española, thriller, guiños
Nº de páginas: 358

Argumento:

Alfonso Heredia es un fotógrafo freelance que ha tocado fondo: no consigue trabajo, su novia le abandona y, por si fuera poco, se gasta sus últimos diez euros en comprar un libro. Y no de forma predeterminada, sino prácticamente coaccionado por un extraño librero.

Su vida dará un giro radical cuando empieza a darse cuenta de que el libro tiene algo muy especial: en sus páginas están escritos los obituarios de personas famosas, tanto del pasado como del presente… y del futuro cercano. ¿Qué hacer al respecto, sacar provecho para mejorar su vida con fotos exclusivas o intentar salvarles? ¿Hay alguna diferencia en lo que haga si la senda ya está trazada?

XX Premio de novela Luis Berenguer

 

Opinión:

La senda trazada, de Pedro de Paz, ha sido galardonada con el XX Premio de novela Luis Berenguer. Autor de las obras El hombre que mató a Durruti (2004), Muñecas tras el cristal (2006) y El documento Saldaña (2008), nos trae en esta ocasión unthriller de género fantástico que mantendrá al lector en vilo desde las primeras páginas, por no decir desde la portada misma.

La prosa empleada por el autor es muy ágil y amena, con diálogos que aportan riqueza a la trama. Su forma de describir los estados de ánimo de los personajes o las distintas situaciones en las que se encuentran es tan buena que nos vemos arrastrados junto a ellos desde el primer momento, compartiendo vivencias, miedos, incertidumbres…

Otro dato curioso es que, para los que conozcan al autor, encontrarán divertidos guiños tanto a él mismo como a sus conocidos. Como ejemplo, al final del libro aparece un autor, Genaro Tristante, que será fácilmente reconocible por los seguidores de Pedro de Paz y sus andanzas con la Generación Torrezno

Con una premisa como “Es posible que el futuro ya esté escrito” escrita bajo el título en la portada, ¿cómo no seguir leyendo? Y es que el autor juega constantemente con los lectores y el propio protagonista: ¿Qué hacer si el futuro ya está escrito en un libro y, además, pudiésemos usarlo para nuestro propio beneficio?

Ese es el principal dilema que encuentra Alfonso Heredia, un personaje al que se nos muestra inicialmente hundido, desesperado, que no puede caer más bajo y al que nada parece salirle bien. Un día acaba en una librería y el librero prácticamente le obliga a comprar un extraño libro de apariencia antigua, con una cubierta muy llamativa y original. Convierte en una obsesión el averiguar el significado de las misteriosas frases que hay escritas en él en forma de obituarios al comprobar por casualidad (¿o no?) que una muerte que aparecía en la televisión estaba descrita de forma críptica en él. Al convencerse de que lo que hay escrito en el libro muestra las muertes de personas famosas, debe decidir si usar ese conocimiento para intentar salvar a la persona a la que se refieren o simplemente dejarse llevar y aprovecharse de la situación. Y, con sus dudas, es inevitable que nosotros como lectores nos planteemos lo mismo, “¿qué haría yo si eso me pasase a mí?”

Según avanza la historia y el argumento lleno de misterio nos atrapa sin poder evitarlo, vemos cómo Alfonso va cambiando en todos los aspectos de su vida, cómo lucha al principio y cómo sufre remordimientos ante lo que sabe que va a ocurrir y cómo su actitud se ve juzgada por un curioso personaje que se deja entrever a lo largo de la novela, pero que muy pocas veces hace nada… hasta el final.

El resto de personajes reflejan las dos caras de la personalidad de Alfonso: la buena persona y el carente de escrúpulos. Por una parte tenemos a Luisa, su pareja, que le abandona pero no cesa de preocuparse por él y guarda en su corazón la esperanza de un reencuentro hasta el final. Por la otra está Juan Fuentes, compañero de trabajo que no duda en jugarle una mala pasada a Alfonso y aprovecharse de una desafortunada situación. Dos personas que, de un modo u otro, influyen en su forma de ser y que dadas las circunstancias, tendrán un papel muy importante en la decisión que toma respecto al libro.

El único personaje que no me ha terminado de convencer ha sido Lourdes Tejero, ya que por cómo se le presentaba parecía que iba a tener mucha más importancia en la obra de la que al final ha tenido, pero no deja de ser un personaje interesante que aporta su granito de arena a la investigación de Alfonso.

Me ha gustado mucho el hecho de que el final no era predecible en cuanto a su resolución, a pesar de saber que la historia debía terminar con el último mes de anotaciones del libro.

En definitiva, un libro muy recomendable por lo fácil que será evadirnos con él por unas horas de nuestra rutina y adentrarnos junto a Alfonso en el descubrimiento de esa senda trazada. Una novela en la que encontraremos aventura, intriga y misterio y que nos mostrará el lado más oscuro de la moral que tiene nuestra sociedad.

Elena Martínez Blanco

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s